dijous, 24 de maig de 2012

Fiesta en los montes malditos

domingo, 13 de mayo de 2012 

Como si de una fiesta se tratara, hoy se han paseado por las faldas y cumbres de estos montes más de una centena de esquiadores de montaña. Y es que aunque aún queda mucha nieve, las fuertes calores de estos últimos días, han dado comienzo a la fusión irreversible del elemento blanco.

Este presagio a inducido a todos los amantes del deslizamiento sobre tablas a fichar un día más de esta temporada, por si acaso el próximo fin de semana ya se nos han llevado la nieve...

Aún quedará nieve hasta finales de mayo, aunque cada hora que pasa el color que diferencia el verde de lo blanco esta cada vez más alto.

Eran las 7:15 h am cuando me encontraba en la Besurta, viendo y dejando caer un fuerte aguacero que me hacia dudar de si darme la vuelta o esperar un poquito más. La espera ha dado su fruto  y a eso de la 8:00 h am ha dejado de llover y se ha abierto un claro, que ha provocado una auténtica estampida entre los que esperábamos... Con el día poco claro me he decantado por ir directo a la Maladeta y dejar de largo el Aneto.

La canaleta de la Maladeta ha estado en continuo movimiento, pues no dejaba de subir y bajar gente... Un bonito espectáculo! Aunque soy amante de la soledad he disfrutado viendo subir y bajar gente con mucha ilusión. Algunos de ellos solos o solas, otros en pequeños grupos, otros en grandes grupos, rezagados, adelantados, hablando, comiendo y en definitiva disfrutando de un día que aparentemente parecía que no iba a dar mucho de si.

La bajada ha sido por nieve primavera de muy buena calidad, casi directo y sin virajes hasta la Renclusa.

No se si abre cerrado la temporada, espero que no, aunque mis sospechas por la gran cantidad de compromisos que tengo hasta finales de mayo y mediados de junio me hacen pensar que si. Aunque aún tengo la esperanza de repetir una última ascensión para el 24 de junio y tirar el último petardo de la temporada en alguna cumbre de los montes malditos...

La nieve comienza por debajo de la Renclusa

La Maladeta oriental
La canaleta
Llegando a la cima con la Maladeta occidental detrás

Maladeta Oriental

Aneto al fondo y la cresta del pico Maldito con nubes densas






Aneto con esquís y algo más

Sábado 31 de marzo,

Muchos esquiadores y montañeros se dirigen durante estos días hacia la cumbre más elevada del Pirineo, y es que sus 3404 metros generan un magnetismo irresistible para muchos. La jornada es larga y completa, pero aún así vale la pena dedicarle un día a este coloso del Pirineo. El desnivel es de más de 1700 metros positivos, para luego realizar un descenso directo de 1400 metros por su glaciar hasta llegar a Aigualluts. Desde aquí toca remar hasta alcanzar de nuevo el Forau, descendiendo por el lado izquierdo del rio hasta la Besurta y los Llanos del Hospital. 

La jornada fue muy calurosa para la época, lo que origino que la nieve se transformara rápidamente, aún así en el descenso por el glaciar la nieve era polvo y solo se encontraba primavera en las laderas más expuestas al sol.



El domingo día 1 de abril, tocó algo más relajado, la ascensión estubo destinada a realizar una visita a la Torre Cordier, ascendiendo desde el ibón de Paderna por el glaciar de las Maladetas. La bajada por nieve primavera, aún se dejaba dominar. En la bajada me encontré con Gema y Ana con las que compartí parte de la bajada hasta los Llanos.



Torre Cordier debajo de las Maladetas occidentales

Lúnes día 2, lloviendo hasta 2200 m, pero después de amainar decido salir a ver que pasa y me encuentro nieve nueva por encima del ibón de Paderna, por lo que entre nubes y claros me decido dar la vuelta al Paderna, descendiendo por sus tubos. En el descenso hago un flanqueo hasta colocarme justo debajo de la canal de la cara norte de la Tuqueta Blanca de Paderna, para descender directamente por su inclinada pendiente. Bonita y recomendada bajada para llegar por debajo del primer tubo y descender por su ruta normal hasta los Llanos.

Llegando al collado, al fondo la Tuca y Tuqueta blanca

Martes día 3, salida con Ana y Gema hasta el primer tubo de Paderna. Nieve en muy malas condiciones por lluvia durante la noche. La cota de nieve se encuentra a partir de los 2400 metros. Aún así disfrutamos del descenso por el denso y divertido bosque.

Primer tubo de Paderna

Ciscu

Maladeta oriental

Domingo 25 de marzo de 2012

Esta semana pasada ha sido especialmente dulce en referencia a las precipitaciones sólidas. Por fin la vertiente sur del Pirineo ha visto de forma notable emblanquecer sus cimas, valles y laderas. Y es que el episodio meterològico de bajas presiones que nos acompañó el marte y miércoles, llegó a dejar espesores próximos al metro de nieve en zonas como el Alto Esera. Pueblos como Laspaúles y el universo Isábena, con Espés, Bisaurri, Gaba y el entorno quemado de Castanesa que apenas habían visto cuatro copos, por fin les nevó. La nieve llegó tarde, pero al final llegó y es que nos hacía falta agua para llenar los secos embalses en los que ya se podían apreciar con detalles algunas de sus construcciones deshabitadas desde su construcción y que normalmente quedan inundadas por el agua.

El sábado otra vez más en los Llanos donde el panorama volvía a ser espectacular... Mucha nieve y  riesgo de aludes marcado -3-, por lo que había que seleccionar adecuadamente el recorrido para evitar zonas con mucha pendiente y soleadas donde serían más frecuentes las purgas de nieve.
El destino más seguro la Maladeta oriental. La traza estaba perfectamente realizada y en la zona se encontraban más de 30 esquiadores y montañeros, por lo que así evitaba ir solo -tema delicado con riesgo de aludes alto-. El día fue soleado y algo cálido, dejando la nieve transformada a partir de la Renclusa, pero eso no pudo evitar que disfrutara de infinitos virajes en nieve polvo virgen, bajando por el todavía perenne glaciar de las Maladetas.

Tiempo: 2h45 hasta la rimaya
Tiempo total: 3 horas hasta la cumbre.
Descenso: 1h20
Desnivel: 1500 m
Riesgo aludes: 3
Nieve: Polvo
Meteo: Sol sin viento


Las dos puntas de la Maladeta oriental



Canal de acceso a la Maladeta

En la cima de la Maladeta oriental

Pico de Alba


Pico de Alba cara SO

Rampas previas a la cumbr
El domingo 18 de marzo, después de una pequeña nevada nocturna de cinco centímetros, vuelve a dejar la montaña excepcional. Y es que el valle de Benasque por la cara norte de las Maladetas-Aneto, tiene unas condiciones nivológicas excepcionales.

Este valle recoge las precipitaciones tanto de norte como de sur. Y aunque las precipitaciones han sido muy escasas, casi inexistentes, por la vertiente sur del Pirineo, este valle no ha dejado de estar blanco y ha mantenido grosores más que suficientes para la práctica del esquí de fondo y de travesía.
 
El día era soleado, aunque se acercaban nubes.  Partí de nuevo al Pico de Alba, creo que ya son once las veces que he subido a su cumbre... Subí directo por el primer tubo desde los Llanos. Realizando el flanqueo para encontrarme con el segundo tubo, me encontré con un numeroso grupo de esquiadores que iba también para Alba.
Primera cumbre de Alba

Ascendía rápido, me esperaban a bajo para comer y no quería llegar más tarde de las 14h. La traza estaba hecha y los esquís deslizaban fenomenalmente.

Pasado el Paderna me planté enseguida bajo la última pala del Pico de Alba, donde la temperatura bajó empicada y comenzó a nevar. La nieve estaba helada, por lo que me descalcé los esquís y me puse los crampones y seguí por la rampa clavando el piolet.

Cumbre principal Pico de Alba
Me encontré con un grupo numeroso de montañeros que se dirigían al Pico, los adelanté y después de ascender las últimas rampas heladas de la vertiente sur alcancé la cima trepando por una arista helada y algo comprometida. Desde la cumbre observé el paisaje y me quede quince minutos en solitario -la gente no quiso alcanzar la cumbre más alta-. Comencé el descenso y me encontré de nuevo con el grupo bajando por la canal.

Les adelanté de nuevo y al tocar unas rocas, una de ellas -se despegó del hielo- y comenzó a bajar con velocidad por la canal helada. Casi alcanza a dos montañeros!!! Pedí disculpas, pero me echaron en cara que iba bajando muy rápido y que eso ocasionó el desprendimiento...

Aunque era cierto que no bajaba lento, iba con mucho cuidado para no tirar nada, pero todos los que andamos frecuentemente por el monte sabemos que las piedras se mueven y que las montañas están "vivas" y que a pesar de tener precauciones, en ocasiones tiramos o caen piedras de forma natural...

Ninguno de los montañeros llevaba casco, cosa que les eché en cara, después de pegarme la bronca... Y es que el casco es una protección que no debemos olvidar, nos protege de cualquier piedra minúscula o pequeño golpe en el encéfalo, órgano vital y muy frágil que debemos proteger como un auténtico tesoro...

Maladetas occidenatales al fondo
La bajada muy disfrutona y rápida, gracias a la capa de nieve polvo recién caída.
Descenso canal Alba

Vuelta al Paderna

jueves, 22 de marzo de 2012

Bruno junto a las roca
Llegábamos de nuevo a los Llanos y el sol inundaba de nuevo el valle. Pensé que sería un buen día para subir algún monte cercano y poder disfrutar de nuevo de la nieve.
Mientras preparaba los esquís, apareció Bruno y me comentó si partíamos juntos a dar una vuelta.
Era la primera vez que salíamos juntos y la experiéncia fue muy positiva.
Partimos dirección a la Renclusa, pero sin pasar por el refugio y acortando hasta salir al ibón de Paderna.
Desde allí decidimos subir hasta el collado de Paderna para descender por una nieve algo helada, por los divertidos tubos, hasta llegar de nuevo a los Llanos del Hospital.


Utilizando la radio
Bruno en el collado de Paderna y con el Paderna al fondo