dimecres, 30 de març de 2011

Pic d'Alba i ja van unes quantes pujades...

Ja van unes quantes pujades aquest any a aquesta muntanya, però per situació i temps en queda tan a prop com el parc de Cmercader...!!!

Pujada pels tubs de Paderna fins a la base del Pic (boira) i baixada per la Renclusa fins a Besurta. La baixada flaqueig per les maladetes occidentals fins al Pic de Renclusa -per evitar remar- i baisada directe cap a Besurta i Llanos del Hospital.

Temps de pujada fins al coll: 2h10'

Risc d'allaus: 2-1

Meteo: Bon temps fins a les 12h30, després boira i neu. No puc pujar al cim per la boira.

Ciscu

Esquiando y mucho más...

Diumenge 20 de març de 2011

Pujada a la Renclusa amb esquís.

Ciscu i Ana

Dissabte 19 de març de 2011

Ascensió a la base de les Maladetes Orientals i travessa sota les Occidentals fins a arribar a la vessant de Pic d'Alba. Baixada pels tubs de Paderna fin a l'hospital. La pujada per Renclusa.

Risc d'allaus: 4(Aemet), 3(meteofrance i meteocat)
Moltes allaus caigudes després de les nevades. Concretament molt fortes vessant N Maladetes.

Ciscu

Nevando y esquiando hasta la Besurta

El domingo 27 de febrero, llegamos como de costumbre al Hospital de Benasque y nevaba con ganas... La carretera se encontraba nevada desde el desvío de Cerler.
El día pintaba como para quedarse en la bonita y acogedora cafetería del Hospital, viendo nevar y protegidos de las fuertes ráfagas de viento que azotaban los finos copos de nieve contra la cara.
Después de dudar si salir o no, salimos Ana y yo dirección hacia la Besurta... El fuerte viento levantaba fuertes polvaredas de nieve que dificultaban la marcha por la marcada pista de esquí de fondo. La nieve ya acumulaba unos nuevos 30 o 40 centímetros que en algunas zonas venteadas ya se perdía el camino.
La subida aunque fría, pero no peligrosa, fue muy autentica ya que el panorama era totalmente invernal. Teníamos una sensación de aislamiento, donde la percepción del silbido del viento y la poca visibilidad nos situaba virtualmente en otro lugar mucho más aislado de lo que realmente era.
Y es que en ocasiones un paseo por un camino controlado, aunque las condiciones sean severas, se pude convertir en una pequeña pero intensa experiencia perceptiva, donde podemos ser conscientes de la adversidades meteorológicas y de lo vulnerables que somos ante la naturaleza...
Ciscu y Ana

Maladeta Oriental 3.308 m

El sábado día 29 de febrero ascendí junto a Javier la Maladeta Oriental. En mi caso ya son muchas las veces que he pisado esta bonita cumbre, pero en esta ocasión la ascensión tenía un color especial, y es que para Javier no solo era la primera vez que la pisaba, si no que también "casi" se iniciaba en el bonito deporte del esquí de montaña.

Aneto
Maladeta oriental
Algunas dudas antes de partir, que si el riesgo de aludes, que si hasta donde íbamos a llegar... y un largo cúmulo de preguntas que no hacían más que darle un aura más aventurera a la ascensión. A las 6h30 partimos desde el Hospital con buena temperatura para ascender por el itinerario de invierno hacia la Renclusa, pero desviándonos, sin llegar a ella, por el ibón de Paderna.
El día era ideal, sin viento, sin nubes y con una temperatura perfecta...
Cresta Maladeta y glaciar
Posets

Hasta los 2800m -cota que se había marcado Javier como ítem- Javier llegó algo confuso, no sé si la altura, los nervios o la falta de alimento y de agua que con la emoción olvidaba de reponer.



De aquí a los 3000 m el tema mejoro y sin darnos cuenta llegamos a la rimaya -ahora tapada- para sin dudarlo encaramarsnos con piolet y crampones por la helada pendiente que nos llevaría hasta la misma arista de la Maladeta. Javier era la primera vez que se calzaba unos crampones y hacía uso de la técnica del piolet por una pendiente helada... Dudó tras sentir a otros que se daban la vuelta, de que "aquello estaba muy helado y peligroso"... Le comenté que lo intentara y valorara sobre la marcha... i así lo hizo y superando la pequeña canal con maestría y seguridad.

Pico Maldito
Ya tan solo nos quedaban unos 100 m para alcanzar la cumbre y después de conseguirla nos lanzamos veloces de vuelta a por los esquís. El tiempo cambio por instantes y lo que inicialmente fue un bonito día acabo rápidamente tapado y con niebla.

El descenso por la canal helada fue sin problemas. Alcanzamos los esquís, nos ajustamos las botas y rápidamente comenzamos a esquiar por el glaciar... El descenso se nos hizo algo engorroso por la espesa niebla. De seguida comenzó a nevar...

Nos rebozamos con múltiples caídas, pues la niebla nos impedía ver el relieve, donde el cielo y el suelo se fundían con un blanco nuclear donde era difícil tener referencias...
Poco a poco fuimos descendiendo hasta alcanzar la segura pista de esquí de fondo que nos llevó de nuevo hasta el confortable Hospital... Allí comentamos la ascensión saboreando una refrescante y merecida cocacola...
Creo que Javier disfruto de la salida.  Yo también me lo pasé en grande viendo como él percibía nuevas sensaciones que posiblemente le despertaran nuevos sueños y proyectos futuros...
Ciscu